Javier Milei convocó a los gobernadores a firmar “un nuevo pacto fundacional” para la Argentina

0
52

El discurso

En el comienzo de su discurso para la apertura de sesiones ordinarias, Milei destacó que “los últimos 20 años fueron un desastre, una orgía de gasto público descontrolado”. Procedió a detallar diversos datos económicos de la herencia, entre ellos, un déficit fiscal del 5% del producto en el tesoro, un acumulado de 15 puntos, reservas netas negativas por 11.200 millones de dólares, precios reprimidos en energía, y una brecha del 200% en el dólar, además de una emisión desenfrenada.

En referencia a la oposición, el orador expresó: “Durante la primera semana de diciembre, la inflación minorista alcanzaba el 7 mil% anual, lo que implicaba una inflación anual del 15 mil%. Entiendo que algunos políticos suman con dificultad, salvo que se trate de la propia. No la ven y no la verán”.

El mandatario advirtió que “el desastre no termina ahí”, y al auditar la administración pública, se descubre la magnitud de la crisis. Haciendo hincapié en la pobreza como un indicador cruento, Milei mencionó que el salario real es de 300 dólares, cuando en la década del 90 llegó a 1800 dólares. Acusó al populismo de haber reducido los salarios reales en un 90% y señaló que la mayoría de los políticos, al igual que muchos de los presentes, son ricos.

En tono crítico, añadió: “Buena parte de la asistencia sirve como botín de guerra de agrupaciones de izquierda. En una sociedad donde el sector privado formal se encuentra congelado y no ha creado un trabajo nuevo en 12 años, mientras el empleo público y el trabajo informal son lo único que crece”.

Milei reconoció que “los jubilados, víctimas de esta herencia, continúan atados a una fórmula que perjudica sus ingresos. El uso recurrente de bonos compensatorios demuestra lo mal diseñada que está la fórmula, y es necesario cambiarla para que los jubilados no sean víctimas de los desaguisados de la política”.

En su discurso, el presidente Javier Milei detalló que “en materia de seguridad, nos encontramos con un caos con ciudades tomadas por el narcotráfico. Un caos que fue aprovechado por las fuerzas políticas. Y un Estado que se puso del lado de los delincuentes, ejemplificado en la pandemia cuando se decidió soltar presos. En educación, hoy la mitad de los chicos de tercer grado no entienden lo que leen. El alfabetismo incipiente es a nuestra educación lo que inflación es a nuestra economía. En los profesorados de formación docente proliferan programas de estudio con ideología de izquierda en un país donde lo que se necesita es más capitalismo y más libertad”.

También se refirió a la salud: “En medio de la farsa del Estado te cuida, si hubiéramos hecho las cosas bien hubiéramos tenido 30 mil muertos, pero tuvimos 130 mil. En la vida real, cuando el siniestro ocurre, el Estado defaultea. En el plano de la defensa, heredamos un ejército desfinanciado, en una mundo cada vez más alejado de la paz. Esto nos está llevando a la irrelevancia, incapaces de defender nuestro propio territorio”.

“Esto nos dejaron a nosotros, en un país de los más importantes del mundo. Un Estado que hace todo y todo lo hace mal. Como señalara Milton Friedman, nada de lo que venga del Estado puede funcionar. La mejor manera de gastar es el dinero propio en uno mismo. Cuando se gasta el dinero de otro en uno mismo se cae en el despilfarro. No hay forma peor de gastar que gastar el dinero de otros en otros, que es lo que hace el Estado”, dijo.

Milei también explicó: “El informe de situación de las 114 dependencias del Estado realizado por la SIGEN arrojó resultados alarmantes. El Estado no controla, diseñado para generar un kiosco en cada lugar donde sea posible para beneficio del burócrata de turno. Tal vez el caso de los seguros sea el ejemplo más claro. Un sistema de retornos para el bolsillo de los políticos”.

El presidente dije que vivimos en “una sociedad con un mercado laboral donde el sector privado formal se encuentra congelado, que producto de la rigidez y sus altos costos laborales hace 12 años no produce un solo puesto de trabajo nuevo mientras que el empleo informal es lo único que crece. Y como si fuera poco un sistema previsional quebrado que cuenta cada dia con menos ingresos en proporción a sus gastos y que en los últimos 10 años incorporó cada 4 millones de beneficiarios sin aportes a través de moratorias que son una frental moral para todos aquellos que durante su vida cumplieron con su responsabilidad. Los jubilados, víctimas de esta herencia, continúan atados a una fórmula que quisimos cambiar porque pulverizan sus ingresos en un régimen de alta inflación a causa del gobierno pasado. Y que si no fuera por la recomposición discrecional de los bonos que estamos llevando adelante hubiera redundado en una pérdida de hasta 40% de su poder adquisitivo. De hecho, el uso recurrente de bonos compensatorios es una clara muestra de lo mal formulada que está la fórmula y que a misma requiere ser modificada de manera urgente de modo tal que los jubilados no sean víctima de los desairados de la política”.

“En materia de seguridad nos encontramos con una sociedad abandonada a su suerte, ciudades enteras rehenes del narcotráfico, las calles tomadas por el caos y el desorden, ambos generados por las organizaciones de izquierda en su afán de extorsionar constantemente a los distintos gobiernos, un caos que la política alimentó durante los últimos 20 años para beneficio propio. Unas Fuerzas de seguridad maltratadas y pisoteadas por los gobiernos anteriores que los ataron de manos y les impidieron cumplir con su trabajo, poniéndose del lado de los delincuentes ejemplificados en el absurdo de soltar presos durante la pandemia”, agregó.

Además, explicó que “en la educación, una crisis que ya arrastra décadas, que es cada vez más profunda y que ha redundado en que hoy la mitad de los chicos de 3er grado no entiendan lo que leen en Argentina y el 70% no pueda resolver un problema de matemática básica. Esa es la realidad del país con más premios nobel de la región que supo ser en su pasado un faro de la calidad educativa. En analfabetismo insipiente es a la educación lo que la inflación es a nuestra economía. En el plano de la educación superior la creación de universidades de ha convertido en un negocio más de la política y en los profesorados constituidos de formación docente proliferan currículas educativas de izquierda, abiertamente anticapitalistas y antiliberales en un país donde lo que se necesita es más capitalismo y más libertad”.

En relación a área de Defensa Milei dijo que dejaron “un ejército desfinanciado y desprestigiado por el Estado sin los recursos necesarios para hacerle frente a un mundo en constante cambio y cada vez más alejado de la paz. Nos está volviendo incapaces de proteger nuestro propio territorio y obligándonos a arrastrarnos ante los países más cuestionados del mundo”.

“Detrás de todos estos males, nos encontramos con Estado Nacional inoperante, quebrado, que no puede ni siquiera cumplir con sus funciones básicas. Un Estado que hace todo y todo lo hace mal, genereal perjuicio en cada aspecto de la vida social en que se entromete”, enfatizó.

Cuestionó que “mayor Estado presente, mayor despilfarro y menor bienestar para los argentinos de bien. El informe de situación de las 114 dependencias de la administración pública nacional ha arrojado información alarmante entre las que destaca una deuda consolidada de 3 mil millones de dólares en bienes y servicios impagos. Un Estado que no solo no controla, sino que lo que controla lo controla mal. Diseñado no para cumplir sus funciones básicas, sino para generar un kiosco en cada lugar donde sea posible, para el beneficio del burócrata de turno”.

Haciendo referencia a la denuncia que en las últimas horas se conoció contra el ex presidente Alberto Fernandez, Milei dijo “Tal vez el caso de los seguros que hemos visto recientemente en los medios sea el mejor ejemplo de esto. Un sistema diseñado para generar un intermediario entre los distintos organismos del estado de manera de poder cobrar retornos de cada operación. Un sistema corrupto que ha generado cientos de millones de dólares de retornos que terminaron en los bolsillos de los políticos. Es tal vez esa la mejor definición que podemos dar de la situación en la que hemos encontrado al estado. Una organización criminal diseñada para que en cada permiso en cada regulación, trámite y operación haya una coima para el político de turno”.

“Este esquema putrefacto está tendido a todos los poderes del estado, tanto al efectivo, el legislativo y el judicial y en todos sus niveles, nacional, provincial y municipal. Sustentado por medios de comunicación que viven de la pauta oficial y formadores de opinión ensobrados que miran para otro lado y eligen cuidadosamente a quién acusar y a quien no”, agregó.

Realizando un repaso de algunas medidas que marcaron el comienzo de su gestión Milei recordó: “Respecto a la asistencia social, nos comprometimos a terminar de una vez y para siempre con los gerentes de la pobreza, que usan la intermediación de planes como mecanismo recaudatorio y como recursos extorsivo para manipular a los que menos tienen”.

“Por eso llevamos adelante un proceso de auditoría que arrojó, como sospechábamos, que al menos 52 mil planes Potenciar Trabajo estaban asignados de forma indebida. Planeros VIP, muchos con conexiones en la política, cuya eliminación, redundó en un ahorro de 43 mil millones de pesos”.

“La línea 134, que nos ayudó a poner al descubierto el mecanismo perverso de las organizaciones piqueteras usan para llevar gente a las manifestaciones, bajo amenaza de quitarles el plan. Recibimos cerca de 80 mil llamados, que decantaron en más de 1500 denuncias judicializadas. Llegamos a descubrir la cara más oscura de este fenómeno: una banda en Chaco que explotaba mujeres”.

“Estamos terminando con la extorsión de las organizaciones hacia los beneficiarios, y gracias al protocolo de seguridad instrumentada por la ministra Patricia Bullrich estamos terminando con la extorsión cotidiana que las organizaciones someten a la sociedad cada vez que cortan una calle. Siempre lo dijimos, en nuestro gobierno, el que corta no cobra”, dijo el presidente.

“En materia educativa multiplicamos por cuatro la ayuda escolar para que las familias que se vieron afectadas por aumentos drásticos en este nuevo inicio de clases puedan comprar los útiles y materiales escolares que las familias necesitan. Esta medida va a beneficiar a las familias de 7 millones de chicos desde el nivel inicial hasta el secundario”.

“En una Argentina donde los chicos no saben leer ni escribir no podemos permitir más que Baradel y sus amigos usen a los estudiantes como rehenes para negociar paritarias provinciales. Por eso, incluimos en el DNU, la declaración de la educación como servicio esencial, lo cual le sacará el arma de la mano a los sindicatos y los obligará a prestar al menos un 70% de los servicios educativos durante cualquier huelga”.

“En una Argentina donde los chicos no saben leer y escribir, no podemos permitir más que Baradel y los amigos usen a los estudiantes como rehenes para negociar paritarias con los gobiernos provinciales. Por eso, incluimos en el DNU la educación como servicio esencial lo cual le sacará el arma de la mano a los sindicatos y los obligará a brindar al menos un 70% del servicio educativo durante cualquier huelga”.

“Siempre dijimos que le pedimos el poder a la gente no para que nos de el poder a nosotros sino para devolvérselo a los argentinos. Esa cruzada empieza por reducir el tamaño del estado a su mínimo indispensable y purgarlo de privilegios para políticos y sus amigos. Por eso pasamos de 18 a 8 ministerios, y de 106 a 54 secretarías reduciendo los cargos públicos y jerárquicos en más de un 50%. Eso sí es motosierra”, agregó.

Milei dijo que decidió la eliminación de las jubilaciones de privilegio para el presidente y vicepresidente de la Nación. “También desde el 1 de marzo ningún funcionario que viaje con un pasaje pagado por un organismo público pueda utilizar millas para viajes personales, un privilegio sin sentido que grafica a la perfección el modelo de la casta. Terminamos también con el festival de los vehículos oficiales”, agregó.

Milei enumeró sus medidas y confirmó que cerrará la Agencia de Noticias Télam: “Ha sido utilizada durante las últimas décadas como agencia de propaganda kirchnerista”. “También cancelamos la publicidad oficial en medios de comunicación por un año, lo que va a redundar en un ahorro de más de 100 mil millones de pesos, si tomamos como parámetro lo que se gastó el año pasado. Es una inmoralidad que el gobierno de un país pobre gaste el dinero en comprar voluntades de periodistas”.

“Además eliminamos agencias de gobierno como el INADI, que contaba con un presupuesto de 2.800 millones de pesos para mantener militantes rentados, además de ser policía del pensamiento. Redujimos las transferencias discrecionales a las provincias, con recursos que se usaron para comprar apoyos políticos. El Estado gastó 5,4 billones de pesos en comprar voluntades”, agregó.