La Ciudad avanza con nuevas obras hidráulicas que beneficiarán a 850 mil vecinos

0
84

El Jefe de Gobierno, Jorge Macri, presentó una nueva etapa del Plan Hidráulico. Anunció que se pondrán en marcha un conjunto de obras que extenderán 25 kilómetros la red hídrica en los próximos 24 meses y que beneficiarán a 850 mil vecinos. Esto es la continuidad del Plan que arrancó hace 16 años y que logró reducir el riesgo de inundaciones en todos los barrios de la Ciudad.

Hoy, con el cambio climático, llueve un 11 % que hace 20 años. Las tormentas son en tiempos más cortos y mucho más intensas lo que complica el drenaje en las calles. Por eso estas obras apuntan a adaptar la infraestructura urbana para soportar los efectos de temporales extremos como los que se registran cada vez con más frecuencia en los centros urbanos de todo el mundo.

“Después de 16 años de un Plan Hidráulico en la Ciudad de Buenos Aires podemos decir sin dudas que esto es una política de Estado. Y si bien estas obras hidráulicas muchas veces no se ven, hacen una gran diferencia; primero porque toman el agua en el lugar donde está lloviendo, la ponen bajo tierra y permiten además un escurrimiento más rápido. Habrán visto que en otros lugares, como en el conurbano, se tiene que convivir con ese agua durante semanas. Y esto afecta a los vecinos y a los comerciantes” , dijo Jorge Macri, quien estuvo acompañado por la Vicejefa de Gobierno, Clara Muzzio.

Desde 2007 se ejecutaron 91 km de obras, que incluyen las cuencas de los arroyos Maldonado, Vega y Cildañez y actualmente el 82% de la Ciudad está protegida contra el riesgo de grandes inundaciones. “Actualmente estamos ejecutando ocho kilómetros de obra, queremos anunciar otros 25 kilómetros más de nueva red para los próximos 24 meses. Ya estamos mirando dos años hacia adelante para darle tranquilidad y acelerando estas obras en función del cambio climático”, expresó Jorge Macri.

En estos primeros seis meses de gobierno se pusieron en marcha ocho kilómetros de ampliación de la red que están en ejecución y cuya conclusión está prevista para fin de año. Estas obras son las de los ramales Elcano, en la cuenca del arroyo Vega; Yerbal, en la cuenca Cildañez y Acuña de Figueroa y Argerich Norte, en la cuenca Maldonado. La Ciudad está atravesada por 11 arroyos.

El Jefe de Gobierno agregó sobre la continuidad de las políticas de obras en Ciudad: “Pero no sólo se trata de dormir tranquilos, cuando un barrio ya no se inunda, cuando el agua ya no llega a los cordones, las propiedades valen más. Esa es parte de nuestro desafío como Gobierno”.

Todas las obras que se harán:

Cuenca del arroyo Medrano. Beneficia a 360 mil vecinos de Núñez, Saavedra y Coghlan. Es un conducto de 1,5 km. Incluye obra de cierre (cinco compuertas), una estación de bombeo (tres bombas), tabicamiento del arroyo (mejora del 15 % en la conducción) y nuevas cámaras de inspección.

Reservorio Parque Sarmiento en Saavedra. Se iniciará en dos semanas la segunda etapa, ideada para facilitar la retención del agua. El reservorio tendrá 123 mil metros cúbicos de capacidad. Y beneficiará a 360 mil vecinos.

Ramales Martí 2 y Zuviría: trabajos de desagüe de las subcuencas del arroyo Cildañez). Evitará anegamientos en los barrios de Flores, Parque Avellaneda y Villa Lugano. Las obras se van a licitar en un mes y comenzarán antes de fin de año. 3,8 km, 23.500 vecinos.

Ramales Larralde y Ciudad de la Paz: trabajos de desagüe en las subcuencas del arroyo Medrano. Beneficiará a 11 mil vecinos de Núñez, Saavedra y Coghlan. Se licitarán antes de fin de año. 2 km de longitud.

Ramal Costa Rica: trabajos de desagüe en la subcuenca del arroyo Maldonado. Tendrá 1 km y evitará anegamientos en el barrio de Palermo. 27 mil los vecinos favorecidos.

Colector Bajo Costanera y el borde costero. Es un conducto de saneamiento cloacal a construir con tuneleras sobre el frente del Río de la Plata desde la General Paz hasta el Riachuelo: 450 mil vecinos beneficiados. Se licitará hacia fin de año: fundamental para evitar la contaminación del Río de la Plata y proyectar un espacio de uso y disfrute más limpio. Tendrá un plazo de ejecución de 48 meses.