San Miguel: tres imputados por la muerte de Lucía Costa tras la explosión en un bar

La UFI Nº 4 de delitos culposos de San Martín imputó al dueño de ‘Zar Burgers’, al encargado y a la mesera que prendió el centro de mesa y ocasionó la explosión que le quitó la vida a la víctima.

0
85

El pasado 9 de octubre, en el bar ‘Zar Burgers’, ubicado en la calle Paunero 1189, de la localidad de San Miguel, una joven de 19 años, Lucía Costa, perdió su vida luego de que una mesera del establecimiento intentara recargar un centro de mesa que contenía una vela, con un bidón de cinco litros de alcohol, y la combinación entre ambos elementos generara una combustión. A su vez, ocho de sus amigos resultaron heridos.

Lucía fue trasladada al Hospital Larcade de San Miguel, donde le hicieron las primeras curaciones, y luego la llevaron al Instituto del Quemado, donde falleció tras dos infartos. “Mi hija vino a comer una hamburguesa y terminó prendida fuego como un carbón”, expresó su padre, Pablo Costa, en una entrevista televisiva.

Lorena, la mamá de la víctima fatal, se hizo presente en la puerta del establecimiento y con “una sentada”, pidió justicia por la trágica muerte. “A Lucía no la tengo más, pero estoy segura de que quería esto”, dijo la mujer, y contó que a Dolores, amiga de Lucía “le están por amputar la mano por querer ayudarla”. Así mismo, tres jóvenes, todos de entre 16 y 19 años, se encuentran en grave estado en el Hospital Larcade. Otros cuatro tienen quemaduras de menor gravedad.

Por otra parte, el jefe de Gabinete de la provincia de Buenos Aires, Carlos Bianco, afirmó que el bar donde murió Lucía Costa “no debería haber estado abierto porque esa actividad está prohibida en fase 3”. El local gastronómico no contaba con salida de emergencia y tampoco hacía respetar el distanciamiento social por el Covid-19.

‘Zar Burgers’ emitió un comunicado en el manifestaron que lamentaban “profundamente los hechos sucedidos”. “Esperamos el pronto restablecimiento de los chicos heridos. Desde el primer momento, enfocamos todo nuestro esfuerzo para el esclarecimiento de lo ocurrido, colaborando con la Justicia”, sostuvieron desde el lugar.

Horas después se filtró un audio privado del propietario (ahora imputado) en el que minimizó lo ocurrido y culpó a los jóvenes de haber jugado con el alcohol. “Les cuento a todos por acá porque me están llenado de mensajes y la verdad es que no puedo contestar mucho. No pasó nada. O sea, si pasó, pero nada tan grave”.

“Un grupo de chicos empezó a joder con los rociadores de alcohol y jodiendo se prendió fuego uno, se prendió fuego la chica y empezó a los gritos. Pero no pasó nada más que eso. Se quemó la camarera que la quiso apagar y una clienta, pero el negocio no se prendió fuego, ni nada de eso. Así que les agradezco a todos la preocupación pero nada más que eso: un garrón”, añadió.

Por el momento, el hecho está en manos de la UFI Nº 4 de delitos culposos de San Martín, a cargo de la fiscal Tamara Roxana Vaisman, quien imputó a tres personas por lo sucedido: al dueño del local, al encargado y a la mesera que ocasionó la explosión. El expediente fue calificado como homicidio culposo y lesiones culposas y, según indicaron desde la Fiscalía, aún investigan los detalles de la explosión que le ocasionó quemaduras en el 40% del cuerpo y compromiso de las vías respiratorias a la joven que perdió la vida.

La familia de Lucía convocó a una manifestación para mañana, a las 16 horas, en la Plaza San Martín. Los restos de Lucía serán despedidos hoy por algunos de sus familiares, debido a las restricciones por el coronavirus, en una cochería ubicada sobre la avenida Irigoin al 2873, en San Miguel.