Tigre: un joven murió de un balazo cuando intentó usurpar un terreno

El dueño del predio quedó detenido tras asesinar de un tiro a un joven que intentaba usurpar su terreno. Se abrió una causa por “homicidio”, aunque los investigadores no descartan que se haya tratado de un acto de defensa propia.

0
122

En la localidad bonaerense de Benavídez, partido de Tigre, murió un joven de 27 años que intentaba colocar una casilla en un terreno privado. El usurpador falleció tras desangrarse por ser baleado por el dueño de la propiedad, quien se encuentra detenido junto a su hermano, que lo ayudó a defender el lote.

El hecho se conoció recién este sábado, pero se produjo el viernes por la noche en la esquina de las calles Godoy Cruz y Rivarola. La víctima fatal fue identificada como Marcos Javier Verón, quien falleció mientras era atendido en un hospital cercano.

Investigadores aún buscan establecer si los jóvenes intentaron usurpar la propiedad, pero confirmaron en el lugar se produjo una discusión con el dueño del terreno y su hermano, de 47 años.

En ese momento, el dueño de la propiedad extrajo un arma y efectuó al menos un disparo en dirección a Verón, quien resultó herido de gravedad, y fue trasladado de urgencia al Hospital de Pacheco, donde murió a los pocos minutos de ingresar.

Tras las primeras averiguaciones, la fiscal otorgó la libertad al hermano del acusado y solicitó prisión preventiva para el autor material del crimen, al cual se lo indagará durante la jornada de hoy.

El hombre quedó a disposición de la fiscal local Laura Capra, que depende del Departamento Judicial de San Isidro. La causa fue caratulada como “homicidio”, aunque, según trascendió, se contemplaba la posibilidad de que el autor del disparo mortal haya actuado en defensa propia.

Vanesa, la madre de Verón, aseguró esta mañana que el terreno en cuestión no tiene dueño y que su hijo había comprado días atrás “una casilla” para instalarse en el lugar.

La mujer ya aportó su testimonio a la Justicia y comentó que “siempre hubo personas que se peleaban por meterse ahí”, y que un vecino le escribió a su hijo para sugerirle que construyera su precaria vivienda en el lugar.

Vanesa aseveró que no existió ninguna discusión ni enfrentamiento, sino que el acusado y su hermano comenzaron a dispararle a su hijo “sin mediar palabra”, hasta que “le dieron en el corazón y cayó de boca al piso”.

“Me metí para sacarlo y seguían tirando, les dije que lo iba a sacar y seguían tirando, sentía los balazos a los costados de mi cabeza, están todos los vecinos como testigos”, agregó.

El hecho se da en un contexto de crecientes olas de usurpaciones, tanto en la Provincia de Buenos Aires, como en el resto del país. A nivel bonaerense, el lugar con más tomas es Guernica, en el partido de Presidente Perón.

La situación preocupa tanto a las autoridades, que la administración de Axel Kicillof armó una mesa de diálogo o de consenso, integrada por todos los involucrados en el conflicto, funcionarios, organismos de derechos humanos, Defensoría del Pueblo y, entre otros, partidos de izquierda y organizaciones sociales.