San Isidro: Cerró el único boliche del distrito

Derby funcionaba en el Hipódromo y no pudo resistir a la situación. Lo mismo podría ocurrir con Garden Groove de Olivos.

0
72

La llegada del Covid-19 a Argentina fue caótica y arrasó con todo a su paso. No sólo se llevó mas de 1.200 vidas y causó una gran cantidad de contagios, sino que además provocó la quiebra de miles de comercios.

 

Desde la Cámara Empresaria de Discotecas y Bares de la Provincia de Buenos Aires (CEDIBBA) indicaron que: “Estamos completamente hundido, es la peor crisis”, en relación a la situación de los boliches en GBA. Uno de los rubros más golpeados por la pandemia. Sus puertas se encuentran cerradas hace más de 110 días y estiman que serán los últimos en retomar su actividad.

En este marco, el presidente de la Cámara, Carlos López, informó que al menos 18 locales bailables del Conurbano no pudieron solventar sus gastos y se vieron obligados a cerrar de manera definitiva.

Uno de estos boliches es “Derby”, el único habilitado en San Isidro que contaba con casi 5 años de funcionamiento en las inmediaciones del Hipódromo. Fuentes allegadas a los dueños explican que: “Justo este año se vencía el contrato y como en marzo ya se aproximaba la pandemia, se decidió no renovarlo para adelantarse a lo que se venía”. Para sumar a esta mala situación, 5 bares del distrito cerraron y temen que el número aumente al pasar los meses.

 

El mayor problema que tienen estos lugares durante la cuarentena es que, a pesar de la suspensión de las actividades, deben continuar pagando altas tarifas de servicio.

 

Carlos López, en declaraciones al diario Clarín expresó que “puntualmente la electricidad es muy cara. Nosotros somos tarifa 3 y nuestro monto ronda los $100.000 y $150.000.Sin ingresos es imposible abonar y en la mayoría de los casos no están haciendo ninguna excepción. Lo único que pedimos es que hasta que termine la cuarentena nos bajen a tarifa 1 porque de lo contrario no vamos a poder subsistir a esta crisis”.

 

Los empleados del rubro ya comprenden cual es su situación: no podían regresar hasta entrar en fase 5 y contar con más de 21 días sin contagios. Y cuando lo hagan, los nuevos protocolos habrán modificado la vida bolichera que conocíamos.

 

Asimismo, explican que todavía no esta definido exactamente cómo va a ser pero se estima que los locales no van a poder completar su capacidad para evitar tanta aglomeración, todos tendrán que tomarse la temperatura e higienizar sus manos antes de ingresar, los vasos serán descartables y cada persona que entre tendrá que brindar algunos datos personales para que, en caso de algún problema sanitario, se los pueda contactar rápidamente.

 

En los últimos días, los vecinos de Vicente López se sorprendieron cuando hubo rumores de que Garden Groove (el único lugar donde la comuna puede bailar) estaba a punto de cerrar. Autoridades del boliche señalaron que: “Por el momento estamos aguantando. Sí hemos pensado en convertirlo en bar para poder hacer delivery pero eran demasiados gastos. Hasta fin de año vamos a dar pelea. Si se complica, tendremos que ver cómo seguimos”

 

En San Martín, una de las comunas mas famosas por sus boliches, la situación parece resistir. Desde CEDIBBA expresan que todos están realizando un gran esfuerzo pero que ellos están con la soga al cuello, no pueden seguir pagando impuestos y gastos sin ingresos en cuatro meses. Reclaman que “Necesitamos que piensen un poco en el rubro, que nunca le dieron prioridad”.