Vicente López: por el Día de la Dislexia, iluminaron un edificio de azul turquesa

Sobre la Avenida Maipú al 2600, el palacio municipal se tiñó de este color, como parte de una iniciativa para fomentar la inclusión.

0
123

Ayer, 8 de octubre, a raíz de una iniciativa a nivel nacional, se iluminó de azul turquesa -color que representa a la causa- las fachadas más emblemáticas de todo el país, por el Día de la Dislexia. Desde el área que llevó adelante esta iniciativa, señalaron: “En el Conurbano bonaerense, Vicente López se suma a la campaña que promueve una sociedad más inclusiva, iluminando el palacio municipal con el objetivo de concientizar a los vecinos sobre esta problemática”.

La movida fue convocada por la Organización Iberoamericana de las Dificultades Específicas del Aprendizaje (OIDEA) bajo el lema #UnidosPorLaDislexia. “La principal dificultad que atraviesa esta dificultad es que no es compatible con el sistema educativo”, dicen desde la municipalidad de Vicente López.

El Municipio de Vicente López explicó: “La dislexia altera la capacidad de leer por lo que se confunden o se modifica el orden de las letras, sílabas o palabras. También genera problemas de seguimiento visual y déficit en la comprensión”. Y agregó: “Esto trae grandes consecuencias emocionales si no se trata y se acompaña desde el ámbito familiar y escolar, como de la salud”.

Para hacer especial énfasis en la concientización, el edificio ubicado en avenida Maipú 2609, en Olivos, se teñirá de azul turquesa, un color elegido por su connotación positiva para las personas con esta dificultad que transmite serenidad, tranquilidad y creatividad, aspectos indispensables para favorecer el aprendizaje adecuado.

“La principal dificultad que atraviesa esta dificultad es que no es compatible con el sistema educativo”, remarcan fuentes municipales. Y sostienen: “Todos los aprendizajes se realizan a través del código escrito, por lo que los estudiantes disléxicos no pueden asimilar ciertos contenidos de las materias”.

La dislexia, que afecta al 10% de la población mundial, tiene origen neurobiológico y hereditario. María Arabetti, presidenta de la Asociación de Dislexia y Familia en Argentina, explicó: “Es mucho más que tener dificultades en la lectura y en la escritura, ya que existen problemas de compresión, de memoria a corto plazo, de acceso al léxico, confusión entre la derecha y la izquierda, dificultades en las nociones espacio-temporales y otras”. Y destacó: “Debemos tener en cuenta que no existen dos disléxicos idénticos y por tanto cada caso es único y no tiene por qué presentar la totalidad de los síntomas.”

Mientras que diferentes asociaciones alrededor de todo el mundo trabajan para que el 8 de octubre sea reconocido como el Día Internacional de la Dislexia ante las Naciones Unidas, en Argentina las organizaciones hacen hincapié en la concientización para una detección precoz que podrá evitar el fracaso escolar, social y personal de aquellos que portan esta dificultad.

En este sentido, hace dos años, se reglamentó la Ley 27.306 que garantiza en nuestro país el derecho a la educación de niños, adolescentes y adultos con dislexia y otras dificultades específicas de aprendizaje (DEA).