Vicente López: La Cámara Empresaria exige que la Provincia le de respuestas a Jorge Macri

En el marco de la pandemia, muchos comerciantes tuvieron que bajar sus persianas por la imposibilidad de vender, y otros pudieron abrir de a poco sus puertas pero con bajas en las ventas mensuales.

0
315

Redacción Norte charló con el presidente de la Cámara Empresaria de Vicente López, Juan Pablo Bazán, y nos dio detalles de cómo se vive en zona norte la pandemia con respecto a las ventas y los comercios que abrieron escalonadamente, y de otros negocios que aún siguen en la dulce espera de poder volver a trabajar.

Bazán indicó que si bien “los pequeños comercios y las Pymes de primera necesidad estuvieron abiertos estos 82 días de pandemia, no tuvieron grandes problemas”, los hipermercados fueron los favorecidos a la hora de vender ya que, como venden también productos no esenciales y los comercios de cercanía de esta índole aún no pudieron abrir, la gente agarra su auto y hace un kilómetro y medio para asistir a estas grandes cadenas de supermercados y así obtener lo que desee, aunque eso incluya amontonamiento de gente y más riesgos.

Y añadió: “La venta minorista en AMBA, durante mayo, cayó un 50.8% anual con modalidad presencial y online ya incluido. Solo un 12% de los comercios pudieron escapar a las consecuencias de la pandemia y finalizar el mes en alta. Esto surge de mediciones que hizo CAME (Confederación Argentina de Mediana Empresa) a través de las entidades que tiene en el AMBA como la Cámara Empresarios de Vicente López, la Cámara Regional Empresaria de la Zona Metropolitana Norte”.

En cuanto a los rubros que sufrieron más perdidas, Juan Pablo especificó: “Lo que más bajó fueron las perfumerías y cosméticas (un 45.3%), artículos deportivos (61.6%), librerías y jugueterías (64.1%). Hubo un desplome total en lo que es relojerías, joyerías, bijouterie (75%), indumentaria (77.5%), mueblería, decoración y artículos del hogar (bajaron un 73.2%)”. Pero “los rubros con menos caídas son los de alimentos, bebidas, farmacias, ferreterías (siempre estuvieron abiertas), materiales eléctricos, para la construcción (fue uno de los primeros que se levantó). Mucha gente aprovechó que está constantemente en su casa para realizar arreglos y así comprar en ferreterías”.

Bazán, por otro lado, nos contó que ayer a la mañana participó de un móvil con un medio de comunicación desde Café París, una confitería emblemática ubicada en el bajo de Vicente López (Roca y Azcuénaga), en donde no sólo mostraron el local, sino que aseguraron que están habilitados para realizar delivery o ‘take away’ (para retirar) pero así y todo decidieron no abrir sus puertas dado que es un lugar donde la gente aprovecha para sentarse a tomar un café y leer el diario, los sábados a la mañana toca un pianista y los vecinos lo suelen usar como un momento de recreación y distensión. Por ende, les saldría más caro abrir, que permanecer cerrados. Hace 83 días no abren.

“Yo veo una gran diferencia entre todos los municipios que hay en AMBA, los que rodean a la Capital Federal. Vicente López hace más de 25 días presentó en la Provincia de Buenos Aires un protocolo y ciertas medidas que tomaron para reaperturas de rubros escalonadamente y hubo mucha demanda, tardaron mucho tiempo en contestar. No para todos (los municipios) es igual. San Martín, por ejemplo, tiene mucho más locales abiertos que Vicente López y tiene muchos más contagiados”.

En cuanto a la realidad post pandemia, concluyó: “Va a ser muy difícil volver. Muchos comercios están quebrados porque no pueden abrir, o porque no pueden pagar el alquiler. Se entiende que la persona que está alquilando quiere el 100% del alquiler pero le cuesta entender al comerciante que no está facturando. Hay varias denuncias, están tratando de sacar la ley de alquileres. Lo que sí, no se puede aumentar. A veces el pobre comerciante no pudo facturar ni el 50% de ese alquiler porque no le dan realmente los costos”.

Con respecto al reclamo del intendente Jorge Macri de abrir los comercios de cercanía, concordó y remarcó que “mientras la apertura de los locales sea con total respeto de los protocolos, podría haber menos contagios que en un hipermercado, sobre todo porque en un hipermercado los productos son tocados por muchas personas y en un comercio de cercanía no. Yo creo que el comerciante se va a cuidar mucho porque sino no puede abrir su negocio. Si se cuida el comerciante está cuidando al cliente”.

“Y otra cosa que yo veo muy raro y que no entiendo, es porque las autoridades no quieren que la gente salga a comprar a los comercios vecinos que puede tener a 200 o 300 metros de su casa, pero sí uno puede subirse a un auto e ir a un kilómetro y medio hasta un supermercado donde hay más amontonamiento de gente para comprar muchos productos que están en los comercios de barrio o de cercanía”.

Para cerrar, nos comentó acerca de la Cámara de Empresarios de Vicente López: “La Cámara cumplió 90 años en enero y todavía no lo pudimos festejar. Hoy por hoy estamos todo el día al servicio del asociado, 24 horas al día. Lo bueno es que ya somos una institución con muchos años y la gente se siente muy representada y confía en nuestras gestiones. Yo soy el presidente más joven que tuvo la entidad en sus 90 años y le quise dar otro perfil, traté de cambiarlo para darle al concepto de Cámara Empresaria un marco más moderno. Ya las Cámaras no dan servicios sino beneficios”.