Pilar: Denuncian caza y enjaulamiento de animales silvestres en un country

Una vecina realizó una denuncia a Zoonosis luego de ver comadrejas enjauladas. La gerencia anunció que empezarán a trasladarlas para que el Municipio las proteja.

0
284

En los barrios privados ubicados en zonas húmedas de la provincia de Buenos Aires es común ver especies silvestres como zarigüeyas, teros, cuises, lagartos y zorros. Así se da dentro de las 500 hectáreas del country Estancias del Pilar, sobre todo desde que empezó el aislamiento social, preventivo y obligatorio por el coronavirus y los dueños permanecen dentro de sus residencias.

Aunque, hace unos pocos días, una ciudadana de ese barrio cerrado (ubicado en el kilómetro 56,5 de la Panamericana) estaba caminando cuando encontró varias comadrejas atrapadas en jaulas con numeración. Gabriela Caramés, moradora del country, contó que los animales tenían miedo ya que son animales nocturnos. No contaban con agua ni comida y parecían haber estado ahí durante horas. Caramés realizó la denuncia correspondiente a Zoonosis y al departamento de Biodiversidad de la Municipalidad de Pilar.

Por parte de la administración se justificaron diciendo que era una practica realizada hace varios años y lo hacían para evitar que los vecinos las cazaran y mataran por temor.

Gabriela Caramés explicó que la administración consideraba que era menos dañino atraparlas y llevarlas a zonas de tosquera. Pero remarcó que hacer eso es tan ilegal como matarlas. Siempre debe haber un organismo oficial de por medio. Luego aseguró que en lo que va del año ya habrían desplazado a 40 zarigüeyas de su hábitat natural.

Diversas organizaciones ambientalistas -como la ONG “Animales de la Tierra”- difundieron el caso y el apoyo por redes sociales no tardó en aparecer. “Nosotros atrapamos a las comadrejas para destinarlas a un campo lindero, donde pueden vivir en estado silvestre. No las matamos. Así, cumplimos nuestro reglamento interno: cuidar de la flora y fauna”, expresó el gerente general de Estancias del Pilar, Eduardo Ghihlione.

Luego, el gerente agregó: “Ya acordamos con la Municipalidad cómo haremos cuando termine la cuarentena: vamos a capturar a las comadrejas y el personal de Zoonosis las trasladará a un terreno específico que disponen. Mientras tanto, cada vecino se hará responsable en caso de que los animales representen una molestia”.

Según informaron los vecinos del barrio cerrado, a principios de junio, el consorcio habría contratado a una empresa de control de plagas para erradicar la presencia de animales silvestres (ardillas, zarigüeyas, zorros y lauchas) e incentivaban a los propietarios a reforzar la medida con cebos y trampas en los jardines.