¿Cómo evitar la intoxicación por monóxido de carbono?

El Municipio de San Isidro brindó detalles sobre cómo prevenir la inhalación de monóxido, cuáles son los síntomas en caso de intoxicarse, y recomendaciones para evitar un accidente.

0
141

El comienzo del invierno genera el hábito de tener que utilizar estufas para no sufrir el frío. En muchas casas, al no usar casi por un año este artefacto, a veces vuelven a prenderlas sin control previo, ni mantenimiento alguno. El buen funcionamiento de una estufa resulta clave a la hora de usarla, ya que así podemos evitar accidentes como la inhalación de monóxido de carbono, lo cual nos puede causar graves daños, e incluso la muerte.

El director de Defensa Civil de San Isidro, Alejandro Marchetti, expresó: “Lo principal es que las instalaciones de las estufas sean hechas por un gasista matriculado. Si la llama es color azul indica que la combustión es buena. Si la estufa está apagada de un invierno a otro es fundamental hacer un mantenimiento preventivo. Tenemos que entender que estamos frente a un enemigo silencioso, incoloro, insípido. En lo que va del año hay 250 muertes a causa del monóxido de carbono”.

Algunos síntomas no sólo pueden confundirse con otra patología, sino que a veces quien se intoxica tarda en percibirlos. Estos síntomas pueden ser: dolor de cabeza, náuseas o vómitos, mareos y sensación de cansancio, letargo o confusión, pérdida del conocimiento o desmayos, alteraciones visuales, convulsiones o estado de coma.

Las recomendaciones para evitar la intoxicación por monóxido de carbono, son las siguientes:
– Controlar el buen funcionamiento de las instalaciones y de los artefactos de calefacción (o por ejemplo, los hornos).
– Ventilar los ambientes de manera constante.
– No instalar calefones en los baños.
– Hacer revisar la salida exterior de los calefones y las estufas por un gasista matriculado.
– Los grupos electrógenos que funcionan a nafta o gas y los braseros, también pueden producir monóxido de carbono. Mantener un cuidado especial con dichos equipos.
– En lo posible, evitar calefaccionar ambientes con el horno y hornallas de la cocina, y chequear que estén apagados antes de irse a dormir.