San Fernando: un orgullo isleño, la comuna reconoció a mujeres que cuidan y ayudan al “Pueblo Nueva Esperanza”

Por su esfuerzo para proteger la Reserva de Biósfera del Delta del Paraná y fortalecer la comunidad de vecinos y productores, autoridades del Municipio reconocieron a Sabrina Mazzarón y Sandra Arzamendia, encargadas del Centro de Capacitación del Río Carabelas.

0
124

Entre la planta continental de San Fernando y el Pueblo ‘Nueva Esperanza’ del Río Carabelas, en el límite de la 2da Sección del Delta del Paraná, se interponen dos horas de viaje por ruta a través de tres ciudades y tres cruces en balsas transbordadoras. Es uno de los territorios sanfernandinos más alejados y el único acceso a las Islas que puede hacerse en automóvil para llegar al Centro Municipal de Capacitación a cargo de Sabrina Mazzarón y Sandra Arzamendia, mujeres de una destacada dedicación por la comunidad isleña y la preservación del medio ambiente.

Su esfuerzo es notable e imprescindible, lo que motivó a la subsecretaria de Desarrollo Social y Medio Ambiente, Eva Andreotti, reconocerlas y compartir con ellas una jornada de actividades: “Conocimos a dos grandes mujeres encargadas de todo el dispositivo municipal, el corte de pasto, el mantenimiento, tareas administrativas, la organización de los talleres y que la Escuela N°26 pueda tener agua potable”, comentó la funcionaria acompañada del Concejal Pablo Peredo y el Director Gral. de Medio Ambiente, Gabriel Tato.

“Agradecemos y revalorizamos su trabajo, queremos hacerlo cercano a todos los vecinos y que conozcan lo que hace el Municipio en el Delta”, agregó Eva Andreotti. Su visita a ‘Nueva Esperanza’ se produjo en el marco del plan integral EcoSanfer del Municipio de San Fernando para potenciar acciones a favor de la sustentabilidad y la ecología.

Sabrina Mazzarón tiene 30 años y siente orgullo por su responsabilidad: “Es genial tener un trabajo constante en el Delta y un honor que esta dependencia salga adelante en manos de dos mujeres. La Isla es todo para cuidar, aprender a reciclar los residuos, cuidar los ríos y el ciervo de los pantanos, y evitar los incendios forestales. Nosotras desde este lugar hacemos un esfuerzo enorme”.

“Con mi compañera nos complementamos muy bien para que la dependencia se vea en las mejores condiciones -continuó- así también puedo realizar tareas administrativas como guías municipales y del SENASA para el traslado de hacienda de productores ganaderos, y tareas de acción social como repartir mercadería en esta etapa de pandemia”, completó Sabrina.

En el Pueblo conviven varias familias que realizan actividades productivas y dependen del agua potable que Sandra Arzamendia filtra y descontamina en el Centro de Capacitación, con un profundo sentido de pertenencia: “Nací en el Delta, en el Hospital de Boca Carabelas (N. de la R.: se refiere al Hospital Municipal ‘Dr. Do Porto’, renovado y ampliado en 2019 por el Municipio de San Fernando); crecí en Nueva Esperanza, es mi lugar y me encanta”, expresó.

“Estoy acostumbrada a hacer muchas cosas y aprendo enseguida, hasta manejar un tractor; me encargo de cortar el pasto, potabilizo el agua y de arreglar lo que se necesite. Les pedimos a los vecinos que nos ayuden a cuidar las Islas”, añadió Sandra.

A partir de la visita de las autoridades municipales y como agradecimiento por su labor, el Intendente Juan Andreotti publicó sus testimonios en redes sociales y las definió como “un orgullo sanfernandino”, e invitó a los vecinos a conocer más historias de dedicación y esfuerzo por el cuidado del medio ambiente en el Instagram y el Facebook de la página @Eco_Sanfer.

“Plantamos árboles frutales alrededor y nos enseñaron muchas cosas”, comentó la subsecretaria Eva Andreotti y reiteró su gratitud: “Agradezco el gran trabajo que realizan Sabrina y Sandra en la dependencia municipal, y sobre todo en esta época de pandemia que nos toca pasar a todos, son la conexión de los vecinos del Delta con el Municipio, ellas hacen la integración, nos informan todo lo que va pasando y cómo podemos asistir a los isleños”.

“También hablamos con productores de nuestra Reserva, que hacen dulces caseros, conservas, escabeches; y fuimos a la casa de una vecina que nos abrió sus puertas y pudimos ver su producción y cómo viven. Estamos muy agradecidos con todos los que nos abrieron las puertas de sus hogares, nos dieron sus testimonios para que los vecinos de San Fernando puedan conocer más de nuestras Islas”, concluyó Eva Andreotti.

En el Centro de Capacitación de ‘Nueva Esperanza’, San Fernando también sostiene talleres culturales y actividades cívicas de la comunidad del Río Carabelas, al igual que en una dependencia ubicada en Arroyo Felicarias. Además, el Municipio organiza programas educativos, de desarrollo humano y protección ambiental; lleva adelante un programa de instalación de paneles solares en la zona sin tendido eléctrico de la 3ra Sección de Islas; articula con el INTA para brindar beneficios a los productores agropecuarios; tiene la principal red de Salud Pública en el Delta con 3 Hospitales Municipales y un Centro de Salud equipados con lanchas ambulancia; como también un Destacamento de Guardaparques y Centro de Interpretación Científica; y participa del Comité Científico-Técnico Ciervo de los Pantanos para el cuidado del animal más representativo de la Reserva de Biósfera.