‘Las Abuelas Pastas’, el local de Beccar que inauguró en tiempos de COVID-19

En el partido de San Isidro muchos comercios pudieron reabrir a pesar de la pandemia, ya que el Municipio incentivó la actividad comercial bajo protocolos para que los emprendedores pudieran subsistir.

0
142

En la localidad de Beccar, San Isidro, el Municipio habilitó a ‘Las Abuelas Pastas’, para que pudiese abrir en plena pandemia, el mes pasado. Este comercio se dedica a las pastas caseras, y Redacción Norte pudo charlar con Alejo, su dueño. “Somos una fábrica de pastas, ubicados en José Ingenieros 1718, vendemos todo tipo de pastas artesanales y frescas. Estamos muy contentos, la gente responde asique por el momento nos está yendo bien”, detalló.

En cuanto a la habilitación que el Municipio les brindó, Alejo remarcó: “Mi caso es bastante particular, nosotros inauguramos el comercio en plena pandemia, antes de la cuarentena no teníamos local [queríamos inaugurar justamente en marzo o abril, y obviamente no pudimos]. La habilitación fue muy sencilla, la municipalidad nos atendió muy bien, no tenemos nada para reprocharles. A los pocos días de haber ido a la municipalidad teníamos la habilitación para poder abrir”.

“Una vez que abrimos, mediante los protocolos que nos indicaron en la municipalidad de San Isidro, que están en la página, dependiendo de cada rubro, más o menos recomendaciones. Pero ninguna [recomendación] más específica que la del lavado de manos, uso de tapabocas, ofrecer alcohol en gel tanto a los clientes como a los empleados, y tratar de que no haya mucha gente en el loca, máximo dos personas”.

A su vez, añadió: “Mi postura, frente a como llevó la municipalidad de San Isidro el proceso de apertura de comercios es positiva. Me parece que incentivó la apertura de comercios locales, siguiendo una serie de normas, pero creo que era necesario que la municipalidad actúe de esa manera para que los comerciantes no terminen fundiéndose”.

Y concluyó: “Mi rubro es gastronómico, por lo cual es un rubro esencial, pero viendo otros comercios que no son tan esenciales, como por ejemplo una peluquería, creo que se manejó bien el Municipio en habilitarlos y dejarlos trabajar que es en definitiva lo que todos querían”.