Entrevista a Malena Galmarini “¿Qué tiene AySA para aportar a Watershare?”

Malena Galmarini, presidenta de AySA, fue entrevistada por la prestigiosa plataforma global de operadores de agua Watershare para compartir su visión en su rol como titular de la empresa de agua y saneamiento.

0
203

AySA forma parte de la red mundial de empresas de servicio de agua donde las organizaciones y empresas aplican la experiencia global para dominar los desafíos locales del agua.

 

A continuación se acompaña el reportaje traducido al español con las declaraciones de Malena Galmarini.

 

¿Podés contarnos acerca de tu organización y su campo de especialización?

Agua y Saneamientos Argentinos (AySA) es la empresa que brinda el servicio de agua potable y tratamiento de desagües cloacales para más de 14 millones de vecinos y vecinas que viven en la Ciudad de Buenos Aires y 26 municipios que forman parte del área de concesión.

Por número de beneficiarios, AySA ocupa el segundo lugar en el ranking latinoamericano y el quinto en el mundo. También se destaca por su estructura legal organizativa (es una empresa pública cuyos trabajadores poseen el 10% de las acciones), su perspectiva social y su vocación permanente de innovación.

 

¿Con qué autoridades de tu organización participás en Watershare?

Nuestra participación en Watershare es administrada por la Dirección de Relaciones Institucionales a cargo de Mayra Mariani y el Gerente de Asuntos Internacionales, Gonzalo Meschengieser. Su tarea es alentar a los colegas a compartir sus experiencias y conocimientos en el campo de la Plataforma, desde una perspectiva colaborativa e internacional. Como ejemplo, podemos citar la Dirección de Desarrollo Técnico y Tecnológico, liderada por Alejandro Barrio, que participó en el llamado de la Comisión Europea para desarrollar un método de alerta temprana para posibles brotes de Covid-19.

 

¿Qué desafíos organizacionales tenés como presidenta de AySA?

Cuando asumí la dirección de la empresa, decidí incorporar una perspectiva social en la operación técnica que nos permitiera priorizar el esfuerzo y la expansión de la cobertura de agua y desagües cloacales en los barrios donde vive la población con mayores necesidades. El lema de nuestra gestión dice que “cuando hay agua hay vida”. Y que “cuando existen derechos, estos deben ser satisfechos”. Y el agua es uno de ellos.

 

¿Qué podés aportar a Watershare y cuáles son tus principales objetivos?

Como empresa líder en América Latina, AySA puede transferir el conocimiento construido dentro de Watershare a toda la región y al mundo de habla hispana. Podemos proporcionar información sobre aquellos aspectos que son relevantes en el hemisferio sur. Los ejemplos pueden incluir la variabilidad genética de microorganismos, el impacto del cambio climático en las fuentes de agua y las características del comportamiento de los beneficiarios con respecto al agua.

Desde Watershare esperamos poder contar con un grupo de expertos que nos brinden asesoramiento, que compartan con nosotros sus experiencias y métodos, y que tengan una opinión fundamental sobre las nuevas iniciativas y proyectos que promovemos en nuestro país.

 

¿De qué te sentís orgullosa?

Al asumir la presidencia de AySA el 11 de diciembre de 2019, no tuve muchas oportunidades de interactuar con la Plataforma. Sin embargo, hemos tenido la agradable experiencia de ser parte del proyecto S4C, donde he podido observar la capacidad de coordinación y solidaridad entre sus referentes, lo que conduce a un proyecto exitoso. Me enorgullece liderar una empresa que forma parte de las organizaciones de agua más prestigiosas del mundo. Eso habla bien de AySA, pero aún más de Watershare, que no solo se centra en países con liderazgo global, sino que también incorpora la opinión de los operadores de agua e instituciones académicas de los países emergentes.

 

¿Cuáles considerás que son los mayores desafíos para Watershare en 2020-2021?

Si la pandemia de coronavirus continúa, el gran desafío para Watershare será desarrollar conocimiento rápidamente y con bases científicas sólidas para que sus miembros, a su vez, puedan responder a su ciudadanía. También creo que Watershare tendrá el desafío de incorporar aún más voces de diversos países y sectores que actualmente no forman parte de la Plataforma. También nutren su agenda con temas que merecen atención, como el vínculo entre género y agua, la innovación tecnológica, la perspectiva social de las empresas de servicios públicos y el cuidado del medio ambiente.

 

¿Cuáles son tus ambiciones como miembro de Watershare?

Mi mayor ambición como líder de una empresa miembro de Watershare es encontrar dispositivos y estrategias en la Plataforma para resolver los principales desafíos que tenemos. Pensar en lograr una cobertura universal, disminuir el porcentaje de fugas y agua no contabilizada, lograr la paridad de género dentro de la organización y la sostenibilidad financiera, optimizar el tratamiento de aguas residuales y parámetros aceptables de eficiencia energética.

Además, como mencioné anteriormente, deseamos convertirnos en un “HUB de información” que interactúe con todos los operadores de agua de la región a través de la Asociación de Operadores de Agua y Saneamiento de América Latina (ALOAS).

 

En el marco de la investigación sobre coronavirus ¿Qué oportunidades ves para los miembros de Watershare?

Veo cuatro ejes en los que Watershare debería priorizar: la detección de SARS-CoV-2 en aguas residuales como un sistema de alerta temprana contra posibles brotes, la mejora de la protección de nuestros trabajadores en contacto con aguas residuales, la creación de un sistema de teletrabajo eficiente y por último garantizar el suministro de agua segura. El poder de sus miembros la convierte en la Plataforma internacional que seguramente tendrá una de las visiones más privilegiadas para encontrar estrategias válidas para enfrentar estos desafíos.