Un imputado culpó al otro del crimen de su amigo y socio, el exrugbier Marcelo Longhi

0
57

Pablo Achard, quien está detenido por el crimen de su amigo y socio Marcelo Longhi, exrugbier y presidente del Club Municipal de Vicente López (VILO) asesinado el 13 de enero último en la ciudad de Luján, declaró ante la fiscal de la causa que él es inocente y que fue el casero del campo de la víctima quien cometió el homicidio en el marco de una discusión por una infidelidad.

Fuentes judiciales informaron que Achard (44) amplió su indagatoria el viernes pasado luego de haberse negado a declarar en la primera audiencia y que en esta ocasión presentó un escrito y no aceptó responder preguntas de la fiscal Mariana Suárez.

De acuerdo a los voceros, este acusado dijo que fue el otro imputado detenido, el casero Ramón Flores (40), el autor del crimen de Longhi (59).

En ese sentido contó que cuando llegó al campo que él y la víctima alquilaban se encontró con Flores, quien le dijo que había discutido con Longhi porque descubrió una supuesta infidelidad entre éste y su mujer, y que se le “fue la mano”.

Siempre en función del descargo de Achard, el casero luego le apuntó con un arma de fuego, amenazó con matarlo a él y a su familia, y así lo obligó a ayudarlo a descartarse del cuerpo.

Sin embargo, esta hipótesis se contradice con la acusación de la fiscal Suárez y que derivó en que ambos sospechosos estén actualmente procesados con prisión preventiva por el delito de “homicidio simple”.

Por su parte, Flores también se negó a declarar en su primera indagatoria y hasta el momento no hizo un nuevo descargo.

El casero fue apresado a principios de febrero cuando caminaba por la localidad de Barranqueras, en el sudoeste chaqueño, cuatro días después de la detención de Achard.

Justo antes de ser capturado, Flores dio una entrevista a un medio local al que le aseguró ser “inocente” del asesinato de Longhi.

“Siento que soy un perejil. Estoy seguro que las cosas que dicen no pasaron ahí. Mi patrón (por Achard) y yo no tenemos nada que ver”, dijo el acusado en diálogo con el medio MásContenidos.Net, de Chaco.

Según Flores, él pensaba viajar hacía Chaco para anotar a su hija recién nacida y contó que en el campo “tenía miedo” porque “estaba solo”.

“Yo no vine prófugo al Chaco. Yo vine en la camioneta del patrón Pablo. Le dije que me traiga porque tenía miedo”, indicó.

El casero relató que no le había llegado ninguna citación de la justicia y que su abogado estaba intentando interiorizarse del expediente para establecer los pasos a seguir.

Luego, Flores expresó que tras el crimen declaró durante seis horas ante la Policía a la que le dijo que su jefe “mantenía una relación con la esposa de un comisario, de un abogado y con una chica del club”.

Longhi fue hallado asesinada a golpes y con el cuello quebrado el 13 de enero en la caja de su camioneta Ford Ranger detenida entre unos pastizales, a unos 15 metros de un camino rural que se cruza con la ruta provincial 47, en el acceso al paraje La Choza, en el límite entre Luján y General Las Heras, en el noroeste del Gran Buenos Aires.

Los pesquisas determinaron que adentro de la camioneta estaba el teléfono celular de la víctima, mientras que en proximidades del puente del arroyo La Choza, a un kilómetro del lugar del hallazgo de la camioneta, se detectaron huellas de arrastre.

Inicialmente, los investigadores creyeron que Longhi había salido a las 13.35 de ese día de su campo ubicado en la localidad de Tomas Jofré rumbo a Navarro con 180.000 pesos con los que tenía previsto comprar dos novillos, aunque las pruebas científicas derivaron esa pista, según los informantes.

El giro en la investigación surgió de un informe médico legista clave que determinó que la víctima no pudo haber salido con vida de su campo de Tomas Jofré el mediodía del 13 de enero, como se creyó en un primer momento.

Según el abogado querellante Alejandro Broitman, una de las pruebas contundentes para imputar a Achard y Flores consistió en que “el horario del deceso de Marcelo Longhi no va más allá de las 13 horas”, por lo que “la fiscal estima que murió en el campo” de Tomás Jofré, de donde el socio de la víctima dijo que lo vio salir a las 13.35 del día en que fue hallado muerto.

Además, el letrado dijo que se “encontraron entre el calzoncillo y el pantalón de Marcelo hojas de eucalipto que no había en la zona donde se encontró la camioneta (con su cuerpo) y sí en el campo, donde el suelo estaba lleno de hojas de eucalipto”.