San Isidro: retoños del histórico algarrobo son repartidos para ser replantados

El histórico árbol de más de 350 años testigo del encuentro entre San Martín y Juan Martín de Pueyrredón, será entregado en un renoval a los vecinos e instituciones que lo soliciten y sean seleccionados.

0
268

San Isidro inició la propuesta “El Bosque Alegre en tu jardín”, una oportunidad en la que las instituciones y vecinos que lo hayan solicitado y seleccionado, puedan renovar el algarrobo del Museo Pueyrredón, que tiene una historia de más de 350 años, testigo del encuentro entre, socios estratégicos del Cruce de los Andes.

Eleonora Jaureguiberry, subsecretaria general de Cultura de San Isidro, declaró: “Con esta iniciativa ponemos en práctica lo que siempre pregonamos desde la gestión, que una de las mejores formas de acercarnos a la historia es a través de la propia vivencia. Por eso, nada mejor que sean los vecinos los que nos acompañen y se acerquen a la historia desde el cuidado de esos retoños, que son patrimonio de todos y se convertirán en cada jardín en vehículo de experiencias ligadas con los sentidos, las emociones y la argentinidad”.

La entrega de los renovales, de unos 3 años y 8 meses, sin cargo, pero bajo el compromiso del adoptante, se conservará durante mucho tiempo de la mejor manera. Para ello, recibirán instrucciones sobre el mejor lugar para cultivarlos y los cuidados posteriores que seguirán.

“Los 50 retoños que entregaremos este año ya están listos para ser trasplantados a su lugar final y podrán ser retirados en el Vivero Municipal de Plantas Nativas del Parque Natural Municipal Ribera Norte, en día y horario a convenir por las partes”, explicó Bárbara Gasparri, directora de Ecología y Conservación de la Biodiversidad de San Isidro.

El algarrobo blanco del Museo Pueyrredón, declarado Árbol Viejo Histórico Nacional y Monumento Natural Municipal, tiene 30 metros de altura, muchas ramas y tronco, y una circunferencia de 4 metros. Un tesoro en el rico patrimonio natural de Quinta de Rivera Indarte 48 en Acassuso, plantado al borde de un barranco con vistas al río.

“El algarrobo es una de las especies que conforman el talar, que es el bosque originario de las barrancas de San Isidro. Por eso, con esta propuesta buscamos recuperar esta especie casi extinta en las barrancas del municipio y preservar esta genética auténtica y de altísimo valor para la conservación de nuestro patrimonio histórico y natural”, expresó Cecilia Lebrero, a cargo del área de Gestión de Colecciones del Museo Pueyrredón.

“Considerado el más austral de origen natural en el Nordeste de la provincia de Buenos Aires, el algarrobo del museo fructificó, tras muchísimos años, en 2017 y 2018, y sus semillas fueron cultivadas en el Vivero Municipal de Plantas Nativas. Semillas devenidas en retoños que ya fueron plantados, pensando en la conservación de su genética, en las barrancas del museo Pueyrredón y de la Quinta Los Ombúes, y en la del Colegio Carmen Arriola de Marín”, acotó Gasparri.

Un ejemplar único que convive con el aguaribay que plantó Domingo F. Sarmiento en 1870, y con el laberinto de boj diseñado por el reconocido pintor y arquitecto Prilidiano Pueyrredón, hijo del dueño de casa. Y ahora sus retoños, para cuidar en casa, comienzan a proyectarse como parte de una rica historia que es de todos.

Esta iniciativa priorizará la entrega de los retoños a instituciones y vecinos, en especial a aquellos que tengan dominio sobre las barrancas (no se permitirá la colocación en macetas) y amplios espacios al sol, ya que es una especie con baja tolerancia a la sombra. Los interesados deben escribir al Museo Pueyrredón, mp@sanisidro.gov.ar.

En el Vivero Municipal de Plantas Nativas se cultivan más de 270 especies rioplatenses. Una tarea de enorme valor que apunta a preservar la genética local y promover la plantación de especies autóctonas para generar mayor biodiversidad y un ambiente más sano.