San Isidro: en el Día Mundial del Alzheimer, conocé el taller online ‘El cuidador y el alzheimer’

Son reuniones virtuales gratuitas para familiares, quienes suelen ser los cuidadores de las personas que padecen la enfermedad. Para participar deben mandar un mail a alzheimersanisidro@gmail.com.

0
134

Todos los 21 de septiembre de cada año, se conmemora el Día Mundial del Alzheimer, y el Municipio de San Isidro le recuerda a su comunidad sobre el taller online y gratuito ‘El cuidador y el alzheimer’, el cual está destinado a familiares de personas con Alzheimer; ya que -al cuidar a un ser querido- ellos suelen ser la segunda víctima de esta enfermedad. Para participar de estas reuniones virtuales hay que enviar un mail a alzheimersanisidro@gmail.com.

El Mal de Alzheimer es una enfermedad degenerativa del sistema nervioso de origen desconocido que mata neuronas, borra recuerdos y cambia la personalidad. La enfermedad, descripta por primera vez por el neurólogo alemán Alois Alzheimer en 1907, “es una de las más discapacitantes que hace a las personas totalmente dependientes en sus actividades básicas de vida diaria como trasladarse, alimentarse o vestirse. Lamentablemente, los cuidadores pueden ser la segunda víctima o la víctima escondida al sufrir estrés, depresión o hasta incluso infartos”, advirtió el médico neurólogo Alberto Mauriño, al frente del taller, coordinado por la Lic. Liliana Bovazzi.

Sobre ‘El cuidador y el alzheimer’, comentó: “Creamos una red muy útil con interacción permanente con los participantes hasta que se pueda retomar las reuniones presenciales en el Hospital Central de San Isidro”.

El taller ayuda a que los familiares comprendan bien de qué se trata la enfermedad, síntomas y tratamiento. También a que pongan en práctica diferentes actitudes y comportamientos que los ayudarán a aceptar y convivir con el Alzheimer.

“Si los cuidadores se informan y aprenden a manejar la enfermedad, previenen su propio deterioro físico”, enfatizó el especialista.

Olvidar dónde quedó un objeto o el nombre de algún ser querido forma parte de lo que los especialistas llaman “queja subjetiva de la memoria” y suelen ser síntomas que llevan a la consulta.

“La enfermedad empieza a producir en el cerebro entre 15 y 20 años antes desde que aparezca el primer síntoma, sin embargo, la persona tiene un desenvolvimiento de su vida cotidiana normal”, sostuvo Mauriño.

Testimonios de personas que participan del taller:

“El Taller de Alzheimer me ayudó a comprender a mi padre” (María Antonelli).

“Este taller es muy importante para entender la patología y tener más paciencia. Descargás la mochila y te vas liviana. Se los recomiendo a todas las personas que tienen algún familiar o amigo con alzheimer” (Silvia Ruarte).

“Gracias al taller me anticipé a distintas etapas y me ayudó a no angustiarme tanto cuando sucedían problemáticas. Nos da más seguridad y confianza. El neurólogo Mauriño es una eminencia, nos brinda todo tipo de ayuda y nos cuenta los últimos avances en la enfermedad” (Cintia Carrosino).

“Si bien, me costó decidirme para venir, cuando lo hice aprendí a no olvidarme de mí. Se genera un lindo vínculo con los participantes, hasta tenemos un grupo de whatsapp en el que nos apoyamos, nos pasamos información e incluso nos saludamos por los cumpleaños” (Mabel Juárez).

Características de pacientes con Alzheimer:

*Repetir expresiones y preguntas.

*Olvidar conversaciones o eventos.

*Perder objetos u olvidarse dónde se los dejó.

*Perderse en lugares conocidos.

*No recordar nombres de familiares.

*Problemas para encontrar las palabras adecuadas.

En la actualidad existen más de 47,5 millones de personas viven con demencia en el mundo; en nuestro país se estima que 503.000 personas están afectadas por esta enfermedad. Y se proyecta un número de más de 1.181.000 para el 2050.

A nivel mundial las demencias son consideradas como la mayor causa de discapacidad y significan un costo anual mundial de 818 billones de dólares. Una persona cada 3.2 segundos es diagnosticada con demencia en el mundo.

“Debemos establecer diagnóstico temprano y medidas terapéuticas adecuadas para mejorar la evolución y la calidad de vida de los pacientes y sus familias”, finalizó el especialista.