Los municipales de Vicente López impulsan un plebiscito por la obra social IOMA y que los trabajadores lo voten en las PASO

0
27

El IOMA es la obra social más grande la provincia de Buenos Aires, una ordenanza inconstitucional de la dictadura militar.

El Sindicato de Trabajadores Municipales de Vicente López STMVL en el último tiempo recibió muchos reclamos de sus afiliados por los pésimos servicios de la obra social provincial.

Los empleados municipales de la Provincia de Buenos Aires, están obligados por un decreto-ley inconstitucional de la dictadura militar a pertenecer de manera cautiva a ella y no pueden optar por otra.

La entidad sindical a través de su Secretario General Victorio Pirillo promueve un plebiscito provincial, aprovechando las PASO para llevarlo a cabo, y que los afiliados a la obra social en toda la provincia opinen si debe ser obligatoria u optativa.

Entre otros, tienen el servicio de IOMA el personal en actividad dependiente de cualquier organismo de la administración general de la Provincia, los jubilados y los pensionados de dicha administración. Esto incluye docentes, judiciales, salud, seguridad; y también están incluidos los empleados municipales.

-Una lista larga-
Respecto al funcionamiento, el STMVL informó que IOMA “no tiene actualizada la lista de profesionales” pues “hay muchos que se jubilaron” y figuran. Y, según señalaron, no cubren prácticas usuales en la actualidad (cirugía reparadora, ortodoncia), ni análisis igualmente corrientes, como las “determinaciones para el diagnóstico de enfermedad celíaca”. No entregan pañales, leche para los niños.

Por IOMA, señala la información, no se consigue guardia de salud mental; o cuidador/a domiciliario; ni silla de ruedas o cama ortopédica, ni aparatos.

También hay marcadores y análisis de sangre que deben pagarse extra, no hay extraccionista a domicilio; y es muy difícil, por no decir casi imposible conseguir ambulancia para traslado de una persona con discapacidad.

El sindicato de municipales de Vicente López, asimismo, recogió como reclamo que el trámite de reintegros es “burocrático, lento e ilusorio en el tiempo”. Y sobre la atención domiciliaria “no tiene servicio de ambulancia a domicilio para urgencias”; ni para “enfermos con la imposibilidad de trasladarse por causas médicas”.

Sobre internación, además, señalaron casos de pacientes “internados en localidades diferentes a muchos kilometros distantes del domicilio del paciente afiliado”. Por otra parte, la cobertura (al 100%) de medicamentos crónicos debe actualizarse, para no perder el beneficio, en lapsos muy cortos (4 meses, una incoherencia sanitaria); cuando en rigor, se trata de tratamientos permanentes.

-Plebiscito provincial-
Desde el sindicato explicaron que primero quisieron visibilizar una situación que para nada es nueva y que en todo caso con la pandemia, y la falta de atención presencial se agudizó. También explicaron que el momento puede ser el punta pié inicial para analizar cambios de fondo en la mecánica de esta Obra Social IOMA de la Dictadura Militar.

Para Pirillo un municipio podría desadherirse a IOMA y armar su propia obra social con participación del Estado provincial y del sindicato municipal; para darle cobertura a los afiliados de ese municipio. O bien se podría generar un ente autárquico con participación municipal, sindical y de los propios afiliados (la obra social de municipales de Bahía Blanca funciona así).

Pirillo, asimismo, propone un plebiscito entre los afiliados a IOMA de toda la Provincia, para que decidan si la obra social debe ser obligatoria/cautiva, como hasta ahora; u optativa y permitirle al trabajador afiliarse a otra obra social, como ocurre en general en el sistema de obras sociales del país.

También propone como hecho novedoso, que se aprovechen las PASO para hacer el plebiscito planteado con boletas en el cuarto oscuro, que no interfiere en nada con las otras.