El Ministerio de Cultura de la Nación se sumó a la campaña “Plantamos Memoria”

En el Día Nacional de la Memoria por la Verdad y la Justicia, el Ministerio de Cultura de la Nación se sumó a la campaña convocada por los Organismos de Derechos Humanos, que invitó a sembrar 30 mil árboles en distintos puntos del país en homenaje a los y las 30 mil detenidos/a desaparecidos/a durante la última dictadura cívico-militar.

0
18

De esta manera, se realizaron acciones tanto en Tecnópolis, en el Museo Malvinas e Islas del Atlántico Sur como en otros edificios y sedes.

Esta campaña invitó a la sociedad, instituciones y organizaciones de la sociedad civil a conmemorar el aniversario del golpe cívico militar, en el marco de una pandemia que impide realizar concentraciones, plantando árboles para recordar a nuestros 30 mil compañeros y compañeras, y de cara a la construcción de un futuro de verdad, memoria y justicia.

En el día de ayer, a las 11hs, en el Parque de la Soberanía del Museo Malvinas e Islas del Atlántico Sur se plantó un Ceibo, árbol nativo de nuestras tierras, cuya flor representa la identidad tanto de Argentina como de Uruguay. Allí estuvieron presentes el ministro de Cultura, Tristán Bauer; el secretario de Malvinas, Antártida e Isla del Atlántico Sur Daniel Filmus y el director del Museo, Edgardo Esteban junto a Carlos López; Hugo Soriani (ex preso político); Taty Almeida (Madres de Plaza de Mayo – Línea fundadora); Graciela Lois y Lita Boitano (Familiares de desaparecidos y detenidos por razones políticas).

“Sembrar memoria es recodar a los 30.000 desaparecidos y desaparecidas, es sembrar amor y no odio. Es una idea hermosa que ya superó la cantidad que esperábamos. Es muy conmovedor hacerlo también en este lugar tan emblemático para recordar a esos soldados muertos en la Guerra”, afirmó Taty Almeida.

Por su parte, el ministro de Cultura de la Nación sostuvo que “hoy 24 de marzo queremos evocar y recordar aquel día trágico para la historia argentina, para nuestra América y para la humanidad toda. Nos sumamos a esta idea hermosa de plantar un árbol para sembrar memoria desde todos los museos nacionales y especialmente, desde el Museo Malvinas. Hay que recordar siempre que esta guerra espantosa se desató también durante la dictadura cívico militar. Desde el Ministerio de Cultura vamos a homenajear siempre a los compañeros detenidos desaparecidos y especialmente a aquellos artistas, aquellos jóvenes que andaban con sus guitarras, que escribían sus primeros poemas. Toda esa juventud que fue masacrada por los criminales de la dictadura cívico militar. La idea de plantar un árbol quiere decir precisamente esto: recordar a nuestros muertos y construir un futuro más hermoso. Hay que construir un futuro revisando lo que ha ocurrido para que Nunca Más vuelva a suceder y para que construyamos una América Latina más justa. Además, hay que agradecer a las Madres y Abuela de Plaza de Mayo por su gran aporte, por su tenacidad, por su lucha. Otra hubiera sido la Argentina sin ellas y cuánto nos han marcado. Son un ejemplo para nosotros y para el mundo. Un ejemplo de lucha por la paz y para la paz”.

Siguiendo el mismo espíritu, durante la tarde de este pasado miércoles, se realizó un acto en el Parque Tecnopolis organizado junto a la Liga Argentina por los Derechos Humanos de Vicente López y la Comisión por la Memoria, la Verdad y la Justicia de Zona Norte que contó con la presencia de Tristán Bauer, ministro de Cultura de la Nación; Martín Bonavetti; subsecretario de Gestión de Espacios y Proyectos Especiales; María Rosenfeldt, directora de Tecnópolis; Delia Giovanola, fundadora de la Asociación Abuelas de Plaza de Mayo; Lorena Battistiol, hija de desaparecidos e integrante de Abuelas de Plaza de Mayo; Alfredo Ayala, sobreviviente del Centro Clandestino que funcionó en la Escuela de Mecánica de la Armada (ESMA); Gustavo Campana, subdirector de Radio Nacional y familiares de detenidos-desaparecidos.

Realizado en lo que fue la Plaza de la Memoria del Parque de Villa Martelli, se trató de una muy emotiva ceremonia donde fueron tomando la palabra uno a uno los presentes para recordar aquel día, de hace 45 años, donde el terror se interpuso en la vida de todos los argentinos y argentinas. De esta forma, se escuchó, entre otros, la conmovedora historia de vida y de lucha de Delia Giovanola, ejemplo de amor y fortaleza.

Posteriormente se plantó un algarrobo blanco que crecerá en el Parque honrando la memoria de aquellos y aquellas que entregaron su vida por un mundo mejor.