El FMI se corrió de la campaña del miedo oficialista: dijo que apoyará al país “sin importar los cambios políticos”

0
41

El vocero del organismo pegó en el eje de flotación de la retórica de Cambiemos al asegurar que continuará “apoyando a la Argentina sin importar los cambios políticos”. Dato: una misión del FMI se reunió con casi toda la oposición a lo largo del último mes.

El vocero del Fondo Monetario Internacional emitió esta mañana una comunicación que debe haber generado inquietud dentro del Gobierno de Mauricio Macri. Fue escueta y casi institucional, pero cargada de posibles lecturas: “Seguiremos apoyando a la Argentina sin importar los cambios políticos”, dijo Gerry Rice desde Washington.

El funcionario se esforzó por mostrar que lo que manifestaba no buscaba impacto político: “Esto es algo normal para el FMI, ya que los gobiernos cambian”; agregó. El problema es que la frase da en el eje de flotación discursivo de la administración Macri, que agita la “campaña del miedo” de cara a las presidenciales.

Además, implica un cambio radical en la postura del Fondo respecto de las elecciones que se avecinan. “Claramente un cambio en la agenda económica podría tener un impacto importante en los movimientos favorables que hemos visto en los mercados financieros y en la economía argentina que esperamos se den en 2019”, aseguró hace menos de un mes Alejandro Werner,un economista Jefe del organismo, que llegó a considerar como un “riesgo considerable” un eventual cambio de signo político.

TE PUEDE INTERESAR:

El FMI llega al país para monitorear el acuerdo con el gobierno y habilitar nuevos desembolsos

Esos dichos le depararon una fuerte réplica de parte de la oposición, que encontró juntos a Sergio Massa y a Cristina Fernández de Kirchner en sendos mensajes de repudio. “El Fondo se tiene que dedicar a resolver los temas de créditos para los cuales fue creado y no a opinar de la política interna de los países” sostuvo Massa en ese momento. CFK, más tajante, dijo que “el FMI es un riesgo para la democracia”.

¿Qué pasó en el medio? Una misión del Fondo se reunió con los representantes del arco opositor,desde Juan Manuel Urtubey hasta Roberto Lavagna, pasando por el exministro K, Axel Kicillof. En esa ronda también hubo un encuentro con el ministro de Economía de María Eugenia Vidal, Hernán Lacunza. 

El FMI parece haber aprendido de esa refriega y de los diálogos, y optó, esta vez, por una estrategia más moderada. El problema es que el viraje provocó un desencuentro con los planes de la administración Macri, que adoptó con la apertura de sesiones, en el Congreso, por un mensaje confrontativo en el que se postuló como la única alternativa.