Involucran a dos jugadores de Boca en una fiesta con mujeres, alcohol y cuchillos

Edwin Cardona y Wilmar Barrios quedaron envueltos en una enorme polémica. Mientras ellos desmienten todo, en el club quieren investigar qué pasó.

0
250

Involucran a dos jugadores de Boca en una fiesta con mujeres, alcohol y cuchillos
Cardona y Barrios negaron todo y fueron convocados para viajar a Mardel por Guillermo Barros Schelotto.

Wilmar Barrios

Domingo por la noche, ya madrugada del lunes. Un departamento en Puerto Madero. Risas, música, alcohol. Dos chicas. Cinco hombres, dos de ellos jugadores profesionales de Boca. Con el correr de las horas, la temperatura sube. Los cuerpos transpiran. Los dos futbolistas, colombianos para ser precisos, sacan de entre sus ropas cuchillos, mitad en broma, mitad para lograr que las señoritas hagan lo que ellos quieren. Todo termina mal. Gritos. Escándalo. Y eso es apenas el comienzo.

Los datos comenzaron a dar vueltas en las primeras horas de este martes. Y, según, aseguraron distintos periodistas de espectáculos, todo lo relatado ocurrió el último fin de semana con Edwin Cardona y Wilmar Barrios como protagonistas. Aseguran, también, que las dos chicas iban a realizar una denuncia policial por amenazas y violencia de género. Pero hasta el momento eso no ocurrió.

Como si el tema ya hubiera sido comprobado, en Boca la calma desaparece. Es lógico. Luego de los dolores de cabeza que generaron los inconvenientes extra futbolísticos de Ricardo Centurión durante su paso por el club (y justo cuando está todo dado para que regrese), el club vuelve a estar en boca de todos por un tema que nada tiene que ver con la pelota.

Guillermo Barros Schelotto no habla. Pero sí lo hace Daniel Angelici. “No sé nada, pero en un rato me voy a comunicar con el cuerpo técnico para ver qué sucedió”, asegura el presidente en diálogo con TNT. Y agrega: “Una cosa es lo que pasa en el ambiente privado y otra cosa es lo que se da en un ambiente público”.

La bola de nieve no se derrite por el calor del verano. Al contrario, se agranda, ya es enorme. Tanto que el propio Cardona sale a defenderse ante los rumores. “En mi vida vi a esas señoritas, no las conocía. El peluquero sí las conocía”, dice aceptando que existió una salida. Pero enseguida, en AM 990, aclara: “Nosotros con Wilmar no tuvimos nada que ver. Tengo la mente sumamente tranquila. Es una falta de respeto que manchen nuestro nombre de esta manera”.

Más preocupado por negar cualquier tipo de violencia de género que una salida, el enganche sigue: “Es muy extraño todo. Nunca en mi vida tomé un cuchillo. Las mujeres para mí son sagradas. Jamás en la vida haría algo así. Voy a ponerle la cara a todo porque quiero llegar al fondo. Estoy muy dolido y triste por lo que se anda diciendo. Yo tengo una esposa y tres hijas. ¿Con qué cara me dirijo a mi nena de siete años?”.

Barrios también habla. “Es una locura. No creímos que fuera a trascender. Cuando terminamos el entrenamiento, vimos que se empezó a hablar y nos pusimos a averiguar. Hablamos con el abogado y ahora vamos a investigar”, suma el volante. “No nos pueden demandar sin alguna prueba porque me causan problemas a mí y a mi familia. Todos estamos muy preocupados, mi señora ve y escucha cosas que me perjudican”.

El abogado en cuestión es Miguel Ángel Pierri. También empieza un raid mediático para aclarar que no existe denuncia realizada contra sus defendidos. “Es una extorsión, no sabemos de dónde viene, pero lo vamos a averiguar”, dice.

Guillermo Barros Schelotto no puede creer lo que escucha. Quiere que sus jugadores sólo piensen en el partido que, este miércoles, Boca jugará ante Aldosivi y el del próximo domingo, nada más y nada menos que frente a River. Es por eso que da la lista de citados para viajar a Mar del Plata y no duda en incluir a Cardona y a Barrios.

Pero dentro del vestuario hay miles de rumores. Y es Carlos Tevez quien, en su rol de referente, encara a los dos señalados. “Vino Carlitos y me pidió que le dijera la verdad”, revela Cardona. “Y después me dijo que si no hicimos nada nos quedáramos tranquilos. Uno se apoya en personas así de importantes”, suma.

Lo que ninguno de los dos niega es que ambos estuvieron en el lugar y a la hora señalada. Y coinciden en que su peluquero fue quien llegó con dos chicas. “A las que nosotros no conocíamos. Y con las que no nos sacamos ni una foto. Nuestro peluquero nos cortó el pelo y se fueron los tres. Todo el resto es un invento”, remarca Cardona.

Las redes sociales explotan. Las críticas hacia los futbolistas se mezclan con las muestras de apoyo. Algunos insisten en que hay pruebas de todo, están los que aseguran que van a salir a la luz tarde o temprano y los que juran que fueron destruidas por temor a las represalias. Hay memes que enloquecen a los hinchas de Boca. Hay hinchas de Boca que postean el gol que Cardona le hizo a River en el último superclásico para argumentar que todo es una opereta.

Hay desconcierto. Y dos jugadores de Boca a los que involucraron en una fiesta con mujeres, alcohol y armas blancas.