Susana confesó que se trató con Rímolo: “Terminé una semana internada”

Debió ser atendida de urgencia por un pico de presión. El relato de la conductora.

0
39

Después de más de quince años de silencio, Susana Giménez reconoció por primera vez que se atendió con Giselle Rímolo y que el tratamiento que la por entonces mujer de Silvio Soldán le dio para adelgazar le generó serios problemas de salud.

La diva no lo había contado antes porque sentía “vergüenza”.

El puntapié para que la diva dejara la “vergüenza” de lado y se animara a contar lo que vivió fue la presencia de Silvia Süller en su programa. “Ella atendía en lo de Soldán, nunca en su clínica. Nunca lo dije porque me dio vergüenza, pero ella me dio unas pastillas para adelgazar. Al principio no las tomé, las tenía en la mesita de luz”.

Sin embargo, un día Susana no se vio bien frente al espejo y se animó a seguir con el tratamiento. “Estaba por salir para el canal y me miro al espejo y digo: ‘Estoy hecha una vaca, no puedo salir así en televisión, me voy a tomar una pastilla’. No sé cómo te iba a adelgazar una pastilla, pero viste cuando te ves mal”, reconoció.

EL IMPERDIBLE MANO A MANO DE SUSANA CON SILVIA SÜLLER

“Llegué al canal y me agarró un dolor de cabeza que casi me muero. Le dije a mi asistente, que en ese momento era Hugo Fernández: ‘No es dolor de cabeza normal, no me dejes sola, dame hielo’. Llamaron a la Favaloro y tenía 20 de presión, cuando normalmente yo tengo 9. Me fui a mi casa, por supuesto, no pude hacer el programa”.

Rímolo volvió a ser detenida.

Susana también reveló que se le rompió “una venita en el cerebro por la presión” y que terminó internada una semana en el Instituto Fleni. “Me destaparon algo en la ingle, me hicieron de todo. No me pasó nada, ni me dejó nada, pero si con una pastilla pasó eso”, alertó.

“Es la primera vez que lo cuento. Me alegro porque me lo saqué de encima. Nunca le hice ninguna denuncia, ni nada. Tampoco le dije a ella, ni jamás la volví a ver”, remató.