Siempre según lo informado por el parte policial, el oficial  disparó al que lo apuntaba mientras el otro sospechosos sustraía el equipo de comunicaciones de otro efectivo, en un acto de destreza pocas veces vista.

0
116

Se trata de un vecino que reside a pocas cuadras del predio donde se encontró el cadáver de la víctima, en la localidad de Llavallol, y que había entregado dicho aparato a su hijo de 17 años, quien fue el que finalmente lo entregó a los investigadores.

El acusado, asistido por un defensor oficial, se negó a declarar antes las fiscales que lo imputaron de “encubrimiento agravado”, tras lo cual, solicitarán en las próximas horas al juez de Garantías Sebastián Monelos que disponga que el hombre siga formalmente detenido hasta que se resuelva su situación procesal.

Las instructoras judiciales también pidieron al magistrado que ordene la apertura del celular de Anahí secuestrado en poder del hijo del imputado para que los peritos informáticos comiencen a analizar su contenido.